Necesitamos saber argumentar en redes y debates

Con el actual debate político estoy descubriendo algunos fenómenos sociales interesante. He notado que cuando comparto mis opiniones políticas en redes puede suceder lo siguiente:
1) Algunos creen que estoy intentando convencer a los demás de mi punto
2) Algunos se lo toman como un ataque personal a sus valores o creencias
3) Algunos contestan a mis opiniones de forma privada (whatsapp o inbox) intentando mostrar porque estoy «mal» .
Y no hay problema, los leo con entusiasmo. Pero yo no estoy buscando convencer a nadie. El objetivo de compartir mis opiniones de forma pública es el siguiente: Promover la participación ciudadana y la reflexión mediante el diálogo público.
Puede ser un tweet, un post o un comentario. Tener estas discusiones de forma privada no tiene mucho sentido porque los demás no pueden participar.
Tampoco tiene sentido tomarse personal el que yo defienda un punto u otro. Mi opinión a nivel individual es irrelevante. Lo importante es la reflexión que construimos de forma colectiva.
En este sentido quiero invitar a todos a hacer uso de su libertad de expresión. Sin embargo, considero hay una regla imprescindible para poder genera una discusión pública.
Esta regla es utilizar argumentos claros que se puedan debatir. Por ejemplo, yo puedo compartir que: «Estoy a favor de la marihuana para uso recreativo porque hay estudios que señalan que el daño a la salud es mínimo comparado con el alcohol o el tabaco».
Así pues, un contraargumento válido sería «Raziel, hay estudios que señalan que fumar marihuana también puede provoca cáncer pulmonar, daños cognitivos y depresión…».
Y entonces empezar así una discusión. El problema es que muchas personas no saben argumentar, o bien, confunden sus propios juicios de valor con argumentos válidos. Un ejemplo sería decir algo así: «weeeyy todos los mariguananos son delincuentes y raza bien malandra».
Aunque es gracioso, también es decepcionante leer respuestas de este tipo. No solo por su falsedad, sino porque ante este tipo de comentarios es casi imposible contraargumentar. No porque no existan los argumentos, sino porque quien se expresa así no busca la reflexión crítica, sino probar que sus propias creencias basadas en ideas subjetivas y emocionales son suficiente razón para que sean válidas. Es casi imposible tener un diálogo coherente con otra persona que piensa así.
¿Pero ustedes qué piensan? ¿Creen que es posible tener reflexiones críticas en redes sociales? ¿Consideras que las personas saben argumentar de forma clara en el actual debate político, o incluso en otros temas de interés público?
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin

Suscríbete a nuestro newsletter

Más para leer