Buscar podcast

Olvida a tu ex, aunque lo ames

Luego de un derrumbe ningún edificio vuelve a ser el mismo, cualquiera puede ser mejor.

Ni el peor dolor de muela o el que sientes al ver la derrota de tu equipo favorito se compara con la herida que deja un mal amor. Creo que sonó a canción. Seguro entiendes la idea, es una mezcla de todo: enojo, tristeza, arrepentimiento, desolación, añoranza; una mezcolanza que podría llegar a ser mortal. Imagínate si será importante atender dicha herida, que ya hasta paracetamol se receta para tal fin.

Yo soy partidaria de las emociones, dejarlas sentir e irlas viviendo como nos sea posible, siempre estaré en contra de dejarle todo el trabajo al tiempo, pues si bien nos echa una manita tampoco es cierto que lo cura todo.

Lo que aquí te ofrezco lo podrás utilizar en el momento en que ya has tomado la decisión (ahora sí, en serio, de veras) de mandar al susodicho a freír espárragos. No me gustan los puntos a seguir ni las recetas, pero creo que en esta ocasión resultará más fácil hacerlo así:

 

1. Corta el contacto.

¡Incluye Facebook, WhatsApp, Instagram, Snapchat, espiar afuera de su casa; todo! Hay quienes jugándole a la madurez siguen manteniendo contacto con su ex, o aún peor, creyéndose la historia absurda de “quedamos como buenos amigos”. No hay nada más maduro que cuidar tus emociones, y eso incluye alejarte de las personas que no te han hecho bien. No digo que una amistad no se pueda dar, eso tal vez será posible luego de que se han sanado las heridas de ambos, cuando ya han dejado atrás la esperanza de volver. Pensándolo fríamente, si esa persona no fue un buen novio para ti y te causó daño, ¿por qué sí será un buen amigo?

 

2. Aléjate de las fantasías.

Muy a menudo, cuando la relación termina, las personas recrean en su mente tantos “hubiera” que cualquier película de Hollywood se quedaría corta con tanto romance. La realidad es que la relación que extrañas no es la que tenías, sino la que te hubiera gustado tener. Pensándolo bien, tal vez te estás imaginando una relación muy diferente, una sin errores, sin dolor, sin todo lo malo que sucedió. Entonces, el dolor es por la relación que tienes en tu mente, la que anhelabas al inicio y que tal vez pudieron construir pero que al final de cuentas no pudieron mantener.

 

3. Perdonar no es lo mismo a olvidar.

Cuando te aferras al pasado, debido al rencor que pudieras estar sintiendo, sin duda se arruina tu futuro. No quiero sonar moralista y decir que “debes perdonar para seguir”, porque tú serás la única en decidir -según como te sientas- cuál es el momento en el que puedas perdonar. Sin embargo, quedarte atada al pasado pues, justamente, te deja atada al pasado. Debiera llegar el momento en que puedas seguir, sentirte tranquila con lo que fue, satisfecha de la relación que tuvieron y en paz con lo que no pudo ser. Sí, aquí es donde se agradece lo que hubo y se suelta lo que no fue posible. Suena a cliché, pero ¡Ah, qué bien se siente!

selective focus photography of smiling woman holding her hair beside window blinds

4. Quiérete más a ti misma.

Para una relación sana se necesitan dos personas sanas. Si tú andabas por la vida con algunos issues a cuestas es muy probable que luego de cada ruptura estos se acrecienten. Ve esta como la oportunidad para crecer personalmente, para quererte más y hacer de tu vida lo que siempre has querido. Pide ayuda a tus amigos o familia, estar acompañada y haciendo cosas que disfrutes siempre será una buena opción para sentirte mejor. No estoy diciendo que te vayas de antro y acabes con la bodega de licor, pues esto más que sanarte te dejará peor. Lo mismo sucede para quien aplica lo de “un clavo saca a otro clavo”; imagina la inseguridad y soledad que debe sentir alguien para ir de una relación a otra con tal ansiedad.

 

5. El amor no es el villano de la historia.

El amor no es malo, enserio, de veritas que no. Sí, duele y es un hijo de la tiznada, pero solo a veces y dependiendo cómo lo tratemos. Dijo mi hermano un día: “Yucel, no porque un plátano te haya salido podrido quiere decir que todos los plátanos van a estar iguales” y tuvo mucha razón, el amor no tiene la culpa de que en aquel momento yo haya decidido poner mis emociones en un plátano tan dañado.

Decirle adiós a alguien es un proceso que, dependiendo cómo hayas vivido o imaginado la relación, tendrás que vivir con lo que tienes. Hay cosas completamente naturales, como el enojo, la tristeza, el no podértelo sacar de la mente, las ganas de querer volver; pero cuando tu decisión es firme y tú eres fuerte siempre podrás salir de ahí.

Recuerda que se trata de cuidarte, aléjate del alcohol y las canciones románticas si esto te ocasiona sufrimiento, tira todo lo que te recuerde el pasado juntos, no necesitas ninguna fotografía pues los recuerdos mentales que puedas guardar serán suficientes para después, no uses a otras personas para intentar vengarte o distraerte. Incluso entre los corazones rotos hay clases.

Las crisis siempre nos empujan al movimiento, depende completamente de ti resistir esta crisis y sacar lo mejor posible de la situación. Luego de un derrumbe ningún edificio vuelve a ser el mismo, cualquiera puede ser mejor. Para escuchar más sobre este tema, ve al episodio 030. Olvida a tu ex del podcast Para Vivir Mejor.

Link a podcast generation: https://podcastgeneration.com.mx/show/para-vivir-mejor/

 


Conoce a Yucel Cuevas

Me llamo Yucel Cuevas, soy una psicóloga y psicoterapeuta, apasionada de la mente y últimamente, de las emociones. Soy creadora de Para Vivir Mejor, el blog de contenido digital donde ayudo a las personas a encontrar la inspiración que necesitan día a día, con artículos, podcast y demás contenido de valor. Sígueme en mis redes y compartamos más de cerca.

yucel cuevas psicologa

Instagram: @psiyucelcuevas

Compartir:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin