Buscar podcast

Explora por nombre, categoría, ciudad o país

¿Quién eres?

Ser persona se requiere talento ¿no crees?

Ocupar un espacio aquí en tierra, en la vida, se requiere un pequeño esfuerzo desde que somos pequeños, nuestros primeros maestros; nuestros padres nos enseñar a gatear, caminar, correr y andar. Después de un periodo la vida parece una vuelta al parque en bicicleta. Inicias con mucha fuerza, después te estabilizas, y al final estás un poco cansado, si eres inteligente, dejas de competir y comienzas a disfrutar el paisaje, los que te alcanzan y rodean. Algún transeúnte te saludará, te echarán porras, otros te apresurarán; te recordarás aquella época que eras joven y habías iniciado una aventura con tanta fuerza.

 

Estás disfrutando el viaje.

Muchos años de mi pubertad, quería correr, conocer a mi futura novia, la esperaba con ansía, con desesperación, llegó… definitivamente no lleno mi vació. Fue una experiencia fenomenal, se presentaban asuntos tan sencillos que me generaban desesperación, rabia, la bicicleta se había terminado, en otros lugares le dicen: el mandil. Los papás deseaban que me fuera, al día siguiente debía de ir a la escuela, mis padres me esperaban en casa, iba entre semana y tenía que despedirme más temprano. Estaba perdidamente enamorado, estúpidamente ciego. (Etapa del primer cuarto de mi vida.)

enamoramiento

 

Tu primer golpe de realidad.

Llegó esa etapa hermosa, en la que debes de ir con tiento, con cautela, con modestia y serenidad. Obtuve mi primer trabajo, me gradué de la prepa, estoy por elegir una carrera profesional al mejor vendedor de carreras… después de unos años me di cuenta que estaba encontrando mis pasiones, no precisamente el estudio, si no las actividades extras, disfrutaba más cantar, bailar, escribir que estudiar. Me volví a enamorar y volví a sentir mariposas en el estómago, pedía carros prestados para ir a la bicicleta, volvía a sentir coraje porque tenía que dejar a la doncella, y después de unos meses, me votaba la novia.

 

Me volví a enamorar…

Terminé la carrera, conocí a la novia con la que me escaparía a vivir a la playa a vivir toda la vida. Conocí a la mujer que me hacía sentir que podía respirar debajo del agua, a la que le bajaría la luna y las estrellas, con la que volaría en un ave gigante blanca y hermosa, pero después de unos años, en terapia me dijeron que éramos de caracteres incompatibles; yo lo sabía, que estaba loca, yo un poco más.

 

Volví a mi, tomé terapia, me enamoré de la escritura. Conocí la paz, el amor propio, la meditación, tomé cientos de cursos espirituales, asistía a la iglesia a orar, cantar y llorar, dar gracias por tanto amor. Y volví a encontrar que se puede ser feliz contigo mismo, con tu valor, con tu fórmula con tu estilo único, con tu modo de pensar, amar, odiar, respetar y soñar. Comencé a sentir que podías volar, en la lectura, en la imaginación, en esta maravillosa, única vida, llamada espíritu, deseando que mis pensamientos todos y cada uno de los días sean de plenitud, armonía y bondad. Desprenderme de mi yo, pensar en el otro y seguir dándome a ti, porque desprendiéndome de mi, comencé a amar.

En un lugar completamente atípico a mis lugares, rompiendo todas las reglas de mi zona de confort, habiendo salido de otra gran pérdida, te conocí. Volví a creer en mí. Escucha el cuarto procosodio de @origenespodcast.

Namaste.

 


Acerca de Procopio Ramos

Mi propósito es abrir corazones.
Joyero corazón, comerciante, cuento con un podcast @origenespodcast donde platico con personalidades, comparten como arrancaron y la historia para emprender su idea. Disfruto escribir, disruptivo, estratega y responsable de Procopio Ramos Joyería.

Procopio Ramos

instagram:@origenespodcast

Compartir:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin